miércoles, septiembre 06, 2006

EL LOCO Y MAGNIFICO MURDOCK


Los autos saltaban por los aires, pasajeros y televidentes contaban las vueltas de campana con la misma fascinación, para finalmente ver como aparecían los sobrevivientes uno a uno, descolgándose de la humeante chatarra. Para “Los Magníficos” la alharaca no lo era todo. Lo suyo no era la violencia chirriante ni los desembalses sanguíneos. Su campo era el efectismo light, la bravata contenida, la balacera sin muertos.

Fácil y contundente, pues pese a los inverosímiles happy ends con que se regodeaba la serie, la audiencia se mantenía adicta y atenta. Por años los cuatro mercenarios que huían de la justicia militar realizaron exitosas operaciones de rescate, onerosamente recompensadas con altos niveles de sintonía. Desde que se tuvo conocimiento de los servicios cuasi fenicios que prestaba el A-Team (nombre original de este comando paramilitar a la buenita) allá por el año 1983, la predisposición de idolatrar a cada uno de sus integrantes se convirtió en una afición que perdura hasta la fecha.

George Peppard, el actor que murió en 1995 a causas de sus excesos con el alcohol, interpretaba al Coronel John “Hannibal” Smith, líder y gerente administrativo del grupo. Mr. T, formido cutato que perdió la brújula y acabo naufragando en una infeliz serie solista, interpretaba a Mario Baracus, el ostentoso coleccionista de oro falso. Dirck Benedict, galancete de películas para la televisión, daba vida a Tempelton Peck, Face, el besuqueador oficial de las actrices invitadas. Y completando la formación estaba Dwight Schultz, curtido actor de teatro, que al asumir el personaje de “Howling Mad” Murdock, paso a convertirse en el desequilibrado héroe de la pantalla chica.


Digámoslo sin titubeos, Murdock era el héroe y a sus acciones en el campo de batalla me remito. Porque piloto loco podía ser, pero en mas de 23 capítulos se encargo de librar de apuros y ametralladoras a sus compañeros. En otros seis se encargo, el solito, de liberar al cliente sano y salvo, gracias a su destreza en la aeronáutica. Y sirva el detalle para anotar que fueron mas de 35 las misiones que requirieron de los servicios del aviador. Hay tres capítulos en las que el pobre se estrella, pero en la serie nadie se moría así que no se atienden reclamos.
Y para no aburrir: de acuerdo con la serie, el hombre era políglota. Hablaba francés, español, ruso, chino, alemán, japonés, italiano y por supuesto, vietnamita.

Y si bien "Los Magníficos" nunca fueron arrestados por las patrullas del coronel Roderick Decker, ni las del coronel Lynch; a los veteranos les cayo la noche cuando cancelaron la serie. Desde entonces cada uno ha seguido su destino. Dwight Schultz es quizás quien mejor ha sabido adecuarse a los nuevos tiempos. Maneja su carrera con discreción, pero sin salirse del mapa. Su nombre aparece involucrado a los trabajos televisivos más importantes de los últimos tiempos.
Nacido en 1947 en Baltimore, Maryland; Willian Schultz dedico quince años de su vida al teatro. Luego de su participación en la serie durante los ochentas, apareció como actor invitado en Viaje a las estrellas: La nueva generación, Babilón 5, Flipper, Louis & Clark: Las nuevas aventuras de superman; además brindo su voz para el siniestro dibujo animado Spawn. Esto ultimo, supongo para demostrar que la demencia no se le pasa.

2 Comments:

Blogger aguirrebello said...

Y, si mal no recuerdo (no fui muy seguidor de esa serie), Baracus tenía fobia a viajar en aviones. ¿O era otro?

Abrazo,

AAB

7:39 p.m.  
Blogger Pao said...

Es muy cierto, ademas de alharacoso Mario Baracus tenia pavor a volar y mas con el loco Murdock asi, que siempre encontraban la forma de sedarlo.

Saludos y regresa a la Zoofiesta cuando quieras.

Pepao

7:50 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Central de Quejas
    This site is certified 26% EVIL by the Gematriculator

Powered by Blogger

Ninja!