viernes, marzo 09, 2007

¡¡MUERE BICHO!!

Ayer fue un dia tranquilo, poco antes de medianoche me dió un hambre de comer algo dulce, exactamente un antojo por comer un Pinguino Marinela. Y como yo no me corto por nada, pense que no podría quedarme así, con las ganas al aire; y me dispuse a sacar mis llaves para salir en pos de la bendita golosina.
Entro a mi dormitorio y no enciendo las luces, busco mis llaves a tientas sabiendo que las había dejado sobre mi escritorio y las encuentro. Antes de salir mi muy afinado oido escucha un ruido medio raro, como de pisaditas. Lo que me faltaba (pensé), que se metiera un bicho a mi dormitorio.
Encendí la luz y alcanzo a ver en el suelo algo que se mueve velozmente, no sabía que era pero al darme cuenta que se camuflaba perfectamente en el piso de madera, supuse que era una cucaracha.
¡Mierda de la mierda!
Ya he escrito en un post super antiguo mi temor por estos bichos, y el por qué me espantan tanto, a pesar de que son tan inofensivas... como de asquerosas.
La escena era esta: Yo parado junto a mi puerta (y el interruptor), mirando como el bicho se habia escondido detraz de una de las patas de mi silla.
Me armo de valor y muevo la silla y la -ahora si identificada- cucaracha se escapa debajo de mi escritorio.
¡Mierda de la mierda!
Lo que mas temía era que la bendita cucaracha se metiera a mi closet (que estaba con la puerta abierta) o se metiera debajo de mi cama. Acto seguido la cucaracha desaparecio metamorfosiada por el piso, por mas que movi y movi no la ví; pero ya había visto suficiente, sabía que había un bicho en mi dormitorio. Motivo suficiente para no dormir.
¿Y el pinguino Marinela? ...A la mierda.
Era la puta cucaracha o yo, asi que empece a mover todo, a sacar mis cachibaches fuera de mi dormitorio. Fuí por el matabichos de Sapolio y deje mi puerta cerrada. Para que no se escapara.
Deshice mi dormitorio entero, vole el cubrecama, moví la cama, saque el colchón, y nada.
Moví el escritorio, saqué los cajones, huaraquié (del verbo huaraquear) mi minicomponente hacia el pasillo, y nada.
Me metí en el closet (uhm, esto puede interpretarse de manera interesante. ¿lo notaron?), saque mi ropa, mis zapatos, mi caja enorme donde almaceno todo lo que he escrito en mi vida, y nada.
Abrí las persianas, saque las sillas para visitas, el esquinero, el alamanaque, el roloj de pared, y nada.
¡Mierda de la mierda!
En mi dormitorio solo estaba la cama, y el closet (que no puede sacarse porque esta empotrado), y todo lo demas, lo había sacado luego de revisarlo cuidadosamente. Y no encontre al bicho ese. Para ese momento ya eran cerca de las 2 am.
Rocié (y me acabé) el matabichos en todo mi cuarto e inmediatamente me quité yo tambien pues no quería morir emvenenado, luego de esa nube de Sapolio. Media hora despues, regresé y no la encontre, ni siquiera a su cadaver.
¡Mierda de la mierda!
¿Entonces que paso?
Yo no contaba con la astucia de la cucaracha, pero ya sabía donde se había metido. Mi dormitorio esta al lado de uno de los baños, este baño cuenta con una tina (de baño, obviamente); alguna vez se tuve que cambiar una sección de las tuberias que desaguan esa tina, para que el agua se retire mas rápido. Esa vez, se aconsejo dejar una "ventanita"al ras del suelo que diera acceso o lo que esta debajo de la tina. ¿Y que creen?
Pues claro, enyuquenle la ventanita al pobre de Pau.
¡Mierda de la mierda!
La bendita ventana es pequeña, algo de 10 x10 cm, lo suficiente para que entre una mano a tantear lo que hay debajo de la tina de baño. Esta ventanita tiene una puertita (del carajos) que no esta puesta, solo apoyada junto a la pared. Pues lo que hay en ese espacio, es la cajonera de mi closet. Así, que si no se ha enredado querido lector, ya sabra que paso con la inmunda cucaracha. La muy mosca, se metió en el huevo ese, y no hay manera de que yo meta mi mano ahi, ni la linterna. Lo único que me quedó por hacer es terminar de rociar el spray matabichos (que ya me lo había consumido casi en su totalidad en mi dormitorio) en la ventanita aquella.
Luego de eso, solo me quedó colocar bien la puertita de la ventanita, cerrarla bien, y ponerle cinta adhesiva para que la cucaracha no pudiera escapara en caso se encontrara atrapada ahí. Y por lo demas, era una buena noche para quedarme despierto hasta que salga el sol.
¡Mierda de la mierda!
Volví a reacomodar parte del moviliario de mi dormitorio (pero no todo, parte se ha quedado desperdigado en el pasillo exterior), meterme a la ducha porque estaba hecho un cristo y esperar que la pendeivis de la cucaracha haya pasado a mejor vida.
Alrededor de las 4 de la mañana, mientras trataba estoicamente de escapar del sueño viendo Melrose Place en la TV (mejor que somnífero), empece a escuchar golpecitos en la ventana de la sala de Tv, que raro (pensé). Luego los golpecitos eran mas frecuentes, y yo ya estaba sudando frio. Lo que me faltaba, toda la puta familia de la cucaracha ha venido a arreglar cuentas conmigo.
¡Mierda de la mierda!
Nuevamente me entra el valor, y me pongo a ver, y resulta que esos golpecitos eran gotones de lluvia. Si, lluvia, a caudales.
¡Mierda, que paja!
Subí hasta mi dormitorio, abrí la ventana y llovía mucho, las pistas estaban brillosas, parecñia que habían valdeado Lima... ¡Que paja!
Me llegó todo al carajo, y salí hasta el garaje de mi casa... en pijama. Y me sente en unas de las maceteras que hay, y todo para ver la lluvía, que estaba media brava; demas esta decir que fue un panorama hermoso. Me daban ganitas de irme hasta la avenida para ver los arboles empapados (av. san borja norte, que esta llena de vegetación), pero me contuve, porque debía vestirme.
Me quede un ratazo mirando la lluvía, hasta que se me paso el pánico por las cucarachas, por eso, y porque empezó a pasar el serenazgo (policñia municipal para mis amigos del extranjero) repetidas veces. Y no se que habran pensado al ver a un pata en boxer, sentado al lado de su puerta mirando la lluvia.
Menuda escena, una noche horrible, asquerosa, pero finalizó increiblemente. Amo la lluvia y el olor que desprende del suelo mojado despues de esta. Aunque a tanto no llegué, me fuí a dormir y seguía lloviendo. Pero cuando desperté había salido el sol... y cagó mi ilusión.

8 Comments:

Blogger tizia said...

Me has hecho recordar una vez que al regar a una cucaracha con Baygón la muy desgraciada en vez de caer al suelo me saltó a la cabeza. Casi mori del susto pero cuando logré sacármela de encima, estaba muerta. Guacala!!! y yo que después de leerte iba a robarle un Pinguino Marinela a Principito.
Cariños

11:50 p.m.  
Blogger RAHM said...

¡Mal bicho!
Todos te dicen que sos
Mal bicho
Así es como te ves
Mal Bicho

12:58 a.m.  
Anonymous peregrino said...

Mi estimado Pao no te queda otra que agradecerle a la cucaracha con algo de cariño, sino fuera por ella y solamente por ella no habrìas visto la lluvia caer y gozado con el maravilloso espectàculo que es eso; con el adicional que tampoco te comiste el pinguino marinela, quitàndote de encima unas cuantas calorìas no consumidas y finalmente el ejercicio que hiciste tratando de matarla, sin pago de membresìa a un gym.

Como veràs la cucaracha entregò su vida para que tu estès mejor. :).

Nos leemos.

10:22 a.m.  
Blogger Ana Lucía said...

Pao, yo odio tambien a esos bichos, los detesto, me dan asco, sus antenas..no se o lo que mier..tienen,, malasos,,, te juro, yo no dormia tampoco, porque las odio!!! y me desesperan...

me gusta ese tipo de lluvia pero..aca, llueve tanto, que en un rato..eres agua caminando,, eso no me gusta..

saludosssssssssssssssssss

3:07 p.m.  
Blogger Shekinah said...

jajaja... me imaginè la escena!!!
pero que chico mas miedoso.... cuando necesites matar una fiera salvaje de esas... llàmame.. yo te defiendo... ( no les tengo miedo) jajaja.

Saludos... atte: Shek.. exterminabichos!!

2:15 p.m.  
Blogger MAR said...

Mierda de la mierda!!! Esa cucaracha te hizo trabajar mas que la mierda, te imagino haciendo todo eso y a pesar de la risa igual estoy contigo porque odio a los bichos pero como el sueño siempre me supera, me hubiese acompañado a dormir feliz la cucaracha y ni cuenta me doy, me pierdo el trabajo, la lluvia y amanezco feliz con sol.
Besitos claro no puedo evitar decirlo…me hubiese gustado verte en boxer…
un abrazo amigo.
mar

10:07 p.m.  
Blogger Dragón del 96 said...

Jajaja... no recuerdo alguna anecdota inmediata de alguna situacion similar, pero detesto cuando un insecto invade mi cuarto.

En caso sea una cucaracha me preocuparia de encerrarla donde se haya esocndido. Eso si, si estoy en mi cuarto y me echo a dormir, duermo con la oreja parada para ubicarla, mismo murcielago y matarla despues, tan sigiloso como si fuera una de ellas... Eso se llama pensar como el enemigo.

Slaudos.

2:26 a.m.  
Blogger Felipe Ros said...

Hey! a mi tb me han enyucado la puta ventanita esa que da debajo de la tina jajaja será que es una maldad común que cometen los padres contra sus hijitos nobles y guapos? jajajaja

Y bueno, ni te digo que oooodio las patitas ásperas de las cucarachas!

4:12 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Central de Quejas
    This site is certified 26% EVIL by the Gematriculator

Powered by Blogger

Ninja!